El Arrebatamiento de la Iglesia.
Descarga este poderoso estudio bíblico en formato de Microsoft Word.
PROFECIAS FIN DE LOS TIEMPOS RAPTO.docx
Documento Microsoft Word [28.3 KB]
Descarga

ESTUDIO BIBLICO

SERIE: PROFECIAS PARA EL FIN DE LOS TIEMPOS.

TEMA: EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA. 

 

LECTURA BÍBLICA EN HECHOS: 1: 9-11:

 

Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. 10 Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, 11 los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

 

1. JESÚS RESUCITÓ.

 

La Palabra de Dios declara que Jesús resucitó al tercer día y estuvo apareciéndoseles a sus discípulos durante cuarenta días hasta el momento en que fue ascendido al cielo. (Hechos: 2: 2-3)

Hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; 3 a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.

 

 

En el preciso momento en que Cristo subía al cielo, aparecen a su lado dos varones con vestiduras blancas que dicen: ¿Por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo. Hechos: 2: 10-11.

 

Ahora bien, ¿dónde está Jesús en este momento?

Cristo en este momento está a la derecha de Dios intercediendo por cada uno de nosotros. (Romanos: 8: 34)

 

¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

 

2. JESÚS VENDRÁ POR SEGUNDA VEZ A LA TIERRA.

 

 

Nuestro amado Señor subió al Tercer cielo pero prometió que así como se iba, también regresaría por segunda vez a la tierra. En el libro de Apocalipsis, Dios le revela a un hombre llamado Juan (Se cree que Juan el apóstol), como sería la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo. Él, después de haber recibido semejante revelación, escribe diciendo:

 

He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén. Apocalipsis: 1: 7.

 

Sin embargo, aunque la Biblia habla del advenimiento de Jesús, es necesario entender la diferencia entre el rapto o arrebatamiento de la iglesia y la segunda venido de Cristo.

 

3. EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA Y LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO, DOS SUCESOS DIFERENTES.

 

El rapto o arrebatamiento de la Iglesia y la Segunda Venida de Cristo son dos hechos separados e independientes. El rapto es un evento que sucederá sin aviso y en secreto, en el cual el Señor Jesús vendrá en el aire a encontrarse con su iglesia prometida para llevarla con Él a donde el está. De este evento no tendremos aviso sino que sucederá cuando menos lo esperemos. La analogía es que vendrá como viene un ladrón en la noche.

 

Veamos algunos pasajes Bíblicos que nos hablan acerca del arrebatamiento de la Iglesia:

 

Juan: 14: 3: Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

 

Entendemos por medio de las Escrituras que la Iglesia es el Cuerpo de Cristo por lo cual nuestro Señor en este pasaje dice “os tomaré a mi mismo” haciendo referencia a que la Iglesia será arrebatada por Él para que donde Él esté, nosotros también estemos.

 

1 Tesalonicenses: 4: 16-18: 16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

 

Entendamos este pasaje bíblico parte por parte:

 

1-La Escritura declara que el Señor Jesucristo descenderá del cielo pero no llegará hasta la tierra sino que se quedará en el aire.

 

2-Una vez que Cristo ha descendido del cielo, todos los muertos que confesaron a Jesús como su Señor, resucitarán. (Los que no murieron en Cristo, no resucitarán en ese momento. Sus almas seguirán en el tormento del infierno hasta que llegue el gran día de juicio final donde serán levantados del infierno para vergüenza y confusión perpetua)

 

Es importante hacer un espacio en este estudio para explicar un poco acerca de la resurrección de los muertos:

 

Entendemos que el cuerpo de las personas que mueren, es sepultado, se descompone y se transforma en polvo. El alma y el espíritu por su parte, suben a la presencia de Dios al Reino de los Cielos. Cuando ocurre este acontecimiento del arrebatamiento, ese polvo de aquella persona que murió en Cristo, será transformado en un cuerpo glorificado y se juntará con el alma y el espíritu de aquella persona para tenga lugar la resurrección.

 

Hablando acerca de la resurrección el apóstol Pablo habla a la Iglesia de Corinto y les dice:

 

1 Corintios: 15: 35-58:

 

Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán? Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. 37 Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano; 38 pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo. 39 No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces, y otra la de las aves. 40 Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrenales. 41 Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria. 42 Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. 43 Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder. 44 Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual. 45 Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. 46 Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. 47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. 48 Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales. 49 Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial. 50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. 51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. 54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. 55 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? 56 ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. 57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. 58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

 

Debemos estar claros que existen CUERPOS TERRENALES y CUERPOS CELESTIALES:

 

El Cuerpo Terrenal: es un cuerpo corrompido, es deshonrado y débil, es un cuerpo animal de carne y de sangre que no puede heredar el Reino de Dios y finalmente, es un cuerpo mortal.

 

El Cuerpo Celestial: es un cuerpo glorificado, vestido de incorrupción, es un cuerpo poderoso y espiritual, vestido de inmortalidad.

 

Todos seremos transformados: Tanto los que resuciten, resucitarán con un cuerpo transformado y glorificado, como los que estemos vivos para ese entonces, seremos igualmente transformado y nuestro cuerpo terrenal se convertirá en un cuerpo celestial.

 

3- Justo después que los muerto en Cristo han sido resucitados, entonces los que estemos vivos, seremos arrebatados en un abrir y cerrar de ojos para recibir al Señor en las nubes. Nuestros cuerpos serán transformados y a partir de ese momento moraremos siempre con el Señor.

 

NOTAS IMPORTANTES:

 

 Los que no han confesado a Cristo como su Señor, no se percatarán del arrebatamiento de la Iglesia. Se cree que habrá confusión por la cantidad de gente desaparecida y solamente los que se queden después del rapto y tengan conocimiento de la Palabra de Dios, podrán darse cuenta de lo sucedido.

 

 Una vez que la Iglesia ha sido levantada de la tierra, el Espíritu Santo se irá junto con el Pueblo de Dios y comenzará el siguiente capítulo de la profecía que es “La Gran Tribulación”

 

CONCLUSIÓN: La Palabra de Dios nos exhorta a estar preparados para este acontecimiento tan importante y transcendental. En la próxima lección estaremos hablando acerca de la gran tribulación, el anticristo, el sello de la bestia y todos esos eventos apocalípticos que a veces ignoramos.